new delhi smog SAJJAD HUSSAIN/AFP/Getty Images

El aire mortal de la India

NUEVA DELHI – A un amigo mío, un diplomático que retornaba a su país después de menos de tres años de servicio en la India, le preguntaron en su examen médico de salida cuántos atados de cigarrillos fumaba por día. Cuando respondió diciendo que era un no fumador acérrimo, el médico comentó que las radiografías de sus pulmones decían lo contrario. Pero mi amigo nunca había encendido un cigarrillo. Todo lo que había hecho era respirar el aire de Nueva Delhi, tres inviernos seguidos llenos de smog.

En efecto, así es de malo. Cuando llega noviembre, la India –y particularmente su capital- empiezan a ahogarse con una cortina espesa de smog que asfixia los pulmones, corroe las gargantas y dificulta la visión.

No se trata solamente de los gases notorios de diésel de Nueva Delhi provenientes de los escapes de los autos y los camiones. También hay fábricas industriales que diseminan humo, braseros de carbón en las aceras que mantienen abrigadas a las personas que viven en la calle, cocinas de carbón utilizadas por chaiwallahs (vendedores de té) a la vera del camino y hasta rastrojos agrícolas quemados por los agricultores en los estados vecinos de Punjab y Haryana. Todos estos agentes contaminantes del aire invaden la capital y se suman a las emisiones vehiculares y al polvo que la Madre Naturaleza ya le ha conferido en abundancia a Nueva Delhi.

To continue reading, register now.

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

or

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

https://prosyn.org/0yWzGKJes