alazzeh1_ JACK GUEZAFP via Getty Images_violence gaza JACK GUEZ/AFP via Getty Images

La futilidad de la violencia en Medio Oriente

AMÁN – Los ataques de Hamás del 7 de octubre y la implacable respuesta militar de Israel han reavivado una vez más lo que parece ser un ciclo de violencia interminable en Medio Oriente. No hay intentos serios de interrumpirlo, y la perspectiva de una solución definitiva al conflicto palestino‑israelí parece más lejana que nunca. Por eso, todo aquel que desee la paz debe hablar con franqueza a los israelíes y a los fundamentalistas islámicos militantes.

Por lo general hemos sido educados en la creencia de que conocer y estudiar a conciencia el pasado es una señal de carácter. Pero hoy lidiamos con dos bandos que se niegan a reflexionar sobre las experiencias pasadas o hacer planes para el futuro.

La operación de Hamás del 7 de octubre fue una versión más avanzada de sus ataques anteriores de 2008, 2014 y 2021. El objetivo declarado fue responder a prácticas de ocupación en el entorno de la mezquita de Al Aqsa en Jerusalén oriental consideradas provocaciones y liberar a prisioneros palestinos. Pero ataques como estos nunca han cambiado la realidad en Gaza; por el contrario, han causado una y otra vez más muertes en ambos lados (aunque por lo general, el quíntuple de palestinos que de israelíes). A esto hay que sumar la inevitable destrucción de infraestructuras, el previsible endurecimiento del bloqueo y la represión continua de los palestinos (de la que dan cuenta los cada vez más frecuentes arrestos en Al Aqsa).

https://prosyn.org/QiI6jDTes