varoufakis58_ERIC BARADATAFPGetty Images_lagarde Eric Baradat/AFP/Getty Images

Nuevas armas para el BCE

ATENAS – Durante su mandato como presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi diseñó una variedad de armas que empleó para proteger a la eurozona de amenazantes fuerzas deflacionarias. Sin ellas, el euro sería historia. Pero el fantasma deflacionario que recorre Europa nunca fue derrotado del todo, y ahora ha vuelto con nuevos bríos.

En los días finales de su presidencia, Draghi está atacando el problema con todo lo que tiene a disposición, con la esperanza de darles tiempo a los gobiernos europeos y a su sucesora, Christine Lagarde. Pero como cuando las bacterias dejan de responder a los antibióticos, las armas de Draghi ya no funcionan. Por el contrario, perjudican considerablemente a los ahorristas del núcleo de Europa, que culpan al BCE por los tipos de interés negativos resultantes que se comen sus ahorros, y no alientan una inversión productiva apreciable en las infraestructuras y tecnologías ecológicas que Europa necesita con urgencia.

En su penúltima conferencia de prensa como presidente del BCE, Draghi advirtió que el arsenal del BCE se está agotando. Exhortó por tanto a los políticos a estimular la demanda agregada con un aumento del gasto público y relajando sustancialmente el absurdo compromiso de la Unión Europea con la aplicación de políticas fiscales procíclicas, ya que teme (con razón) que estas magnificarán la inminente recesión.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/PzuH9cJes