khrushcheva125_Pedro Molina_williambarrgeneralpatton Pedro Molina

La larga marcha del «general» William Barr

NUEVA YORK – La muerte de George Floyd, un hombre negro, desarmado y esposado, a manos (o más exactamente, bajo la rodilla) de un policía en Minneapolis generó protestas masivas en todo Estados Unidos contra el racismo sistémico y la brutalidad policial, y también llevó a que cada vez más personas fuera de Estados Unidos confronten el legado de racismo y desigualdad en sus propios países. Pero el gobierno de Donald Trump no está haciendo lo mismo.

En vez de eso, la administración Trump ha continuado (e incluso acelerado) su intento de vaciar las instituciones estadounidenses en favor de un populismo nihilista. El objetivo final es el mismo de siempre: crear un régimen iliberal pleno en Estados Unidos.

Nadie está más comprometido con este sueño que William Barr, el procurador general de Trump. Es posible que Barr no tenga ni la más remota idea de quien fue Antonio Gramsci (y Trump casi seguro que lo ignora). Pero el ansia de poder de Barr y la astucia animal de Trump parecieran haber llevado a ambos hombres a intuir la teoría del filósofo marxista italiano respecto de la hegemonía cultural: la idea de que la clase gobernante obtiene el consentimiento de la sociedad al statu quo logrando que las instituciones del país encarnen y promuevan una ideología legitimadora.

To continue reading, register now.

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

or

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

https://prosyn.org/yQqXIKles