abdoolkarim1_Deaan VivierBeeldGallo Images via Getty Images_vaccineafrica Deaan Vivier Beeld/Gallo Images via Getty Images

La mutación del apartheid de las vacunas

JOHANNESBURGO – La reacción de los gobiernos del Norte Global al descubrimiento de la variante Omicron de COVID-19 en Sudáfrica ha proporcionado una prueba más (como si hubiera necesidad de una prueba más) de la respuesta profundamente desigual a la pandemia de coronavirus. La reacción violenta contra los países africanos fue rápida y severa, como si prohibir el ingreso a los viajeros de la región pudiera de alguna manera mantener a salvo al resto del mundo.

No lo ha hecho, y cerrar fronteras tampoco funcionará cuando surja la siguiente variante aterradora. Lo que ocurre es que la injusticia global le hace mucho mal a la salud pública.

Si bien más de la mitad de la población mundial ya ha sido vacunada contra el COVID-19, sólo el 8% de las personas que viven en los países de ingresos bajos han recibido una dosis de la vacuna, en comparación con el 48% de aquellas que viven en los países de ingresos medios-bajos, y las tasas de vacunación son mucho más altas en los países de ingresos altos. Hasta el mes de noviembre, Estados Unidos había administrado una cifra de vacunas que es más del doble de las dosis que se habían administrado en todo el continente africano.

To continue reading, register now.

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

or

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

https://prosyn.org/WnaUp2aes