Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

eu brexit umbrella TOLGA AKMEN/AFP/Getty Image

El mundo perdido del Brexit

OXFORD – Varios cambios radicales han barrido el mundo desde que el electorado británico decidiera en 2016 dejar la Unión Europea. Ninguno de ellos habría sido fácil de prever en 2016, pero su surgimiento hace que evitar un Brexit sin acuerdo se convierta en un asunto de seguridad nacional urgente para el Reino Unido.

En particular, tres cambios han generado un ambiente más hostil para un país osado que desee izar sus propias velas. Primero, el sistema global basado en reglas se ha debilitado seriamente. Segundo, China ya no parece tan buen socio para el Reino Unido. Y, en tercer lugar, las plataformas tecnológicas han hecho que la democracia británica –y en otros países- sea cada vez más vulnerable a la interferencia extranjera.

En junio de 2016, el Reino Unido podía fiarse de múltiples acuerdos comerciales, de seguridad y diplomáticos que, con el apoyo de Estados Unidos, ofrecían una alternativa a la Unión Europea. Como lo expresara el entonces Presidente estadounidense Barack Obama, EE.UU. “movilizaría al mundo para colaborar con nosotros” en temas de dimensión global, como el programa nuclear iraní. En el frente comercial, la administración Obama estaba comprometida a usar los procesos de la Organización Mundial de Comercio en lugar de imponer sanciones unilateralmente.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/ilS5SzAes;
  1. solana114_FADEL SENNAAFP via Getty Images_libyaprotestflag Fadel Senna/AFP via Getty Images

    Relieving Libya’s Agony

    Javier Solana

    The credibility of all external actors in the Libyan conflict is now at stake. The main domestic players will lower their maximalist pretensions only when their foreign supporters do the same, ending hypocrisy once and for all and making a sincere effort to find room for consensus.

    0

Edit Newsletter Preferences