buruma164_SAUL LOEBAFP via Getty Images_trumpborisjohnson Saul Loeb/AFP via Getty Images

La revancha de la «relación especial»

NUEVA YORK – Hace 75 años, Estados Unidos y el Reino Unido no podían gozar de mayor prestigio. Habían derrotado al Japón imperial y a la Alemania nazi, y lo hicieron en nombre de la libertad y la democracia. Es cierto, su aliada, la Unión Soviética de Stalin, tenía otra concepción sobre esos excelentes ideales y se ocupó de la mayor parte de las batallas contra la Wehrmacht de Hitler. De todas formas, los vencedores de habla inglesa moldearon el orden de posguerra en amplias regiones del mundo.

Los principios básicos de este orden habían sido definidos en la Carta del Atlántico, redactada en 1941 por Winston Churchill y el presidente Franklin D. Roosevelt en un barco de batalla a orillas de Newfoundland. Lo que tenían en mente, después de la eventual derrota de los poderes del Eje, era un mundo de cooperación internacional, instituciones multilaterales, y el derecho de la gente a ser independiente y libre. Aunque Churchill se resistía a extender este derecho a los súbditos de las colonias británicas, Roosevelt creía que la relación angloamericana era demasiado importante como para discutir demasiado por eso.

Durante muchas décadas, a pesar de una cantidad de guerras insensatas, estallidos de histeria por la Guerra Fría y el apoyo oportunista de algunos aliados muy poco democráticos, el RU y EE. UU. mantuvieron su imagen como modelos de democracia liberal e internacionalismo.

To continue reading, register now.

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

or

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

https://prosyn.org/jP9rktzes