stiglitz290_SIA KAMBOUAFP via Getty Images_child cocoa slaves SIA KAMBOU/AFP via Getty Images

¿Están las corporaciones estadounidenses por encima de la ley?

NUEVA YORK – Adam Smith, fundador de la economía moderna, sostuvo que la búsqueda del interés privado (ganancias) lleva invariablemente al bien común. Puede que sea cierto en algunos casos, pero es evidente que no siempre. Así como el afán de ganancias de los bancos llevó a la crisis financiera de 2008, la codicia de Purdue y otras empresas farmacéuticas produjo la crisis de opioides en Estados Unidos, y el apoyo de Texaco al régimen de Franco colaboró con el triunfo de los fascistas en la guerra civil española.

Sería fácil extender esta letanía de perfidias. Pero hoy uno de los peores abusos de corporaciones codiciosas es la esclavitud infantil. Los amantes del chocolate tal vez no lo sepan, pero algunos de sus placeres culposos pueden ser fruto del trabajo de niños esclavos.

Frente a acusaciones de esta naturaleza, Nestlé, Cargill y otras empresas alimentarias lograron no rendir cuentas ante los tribunales, aduciendo que al estar ellas o sus filiales radicadas en Estados Unidos, no son responsables por ilícitos cometidos en la lejana África. Lo hacen a sabiendas de que en los países donde tiene lugar la explotación infantil no existen sistemas de justicia eficaces.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/KKz1JrMes