rudd14_getty Images_recovery Getty Images

La recuperación necesita ayuda para el desarrollo

SUNSHINE COAST – A comienzos de este año, cuando el COVID-19 estaba haciendo estragos en Wuhan, China, y empezaba a extenderse por Occidente, yo advertí que la crisis probablemente se replicaría en gran parte del mundo en desarrollo, con consecuencias importantísimas en el largo plazo para todos nosotros. Tristemente, esa predicción era correcta.

A mediados de octubre, India va camino a superar a Estados Unidos como el país con la mayor cantidad de casos de COVID-19, mientras que América Latina ha experimentado más muertes que cualquier otra región del mundo. El Banco Mundial advierte que la pandemia podría hundir a unos 50 millones de personas en Asia y a unos 30 millones en África en una extrema pobreza sólo este año. Si fuera así, será la primera vez en más de veinte años que la tasa global de pobreza extrema aumente.

La crisis del COVID-19 también ha acelerado otros cambios preocupantes que ya estaban en curso, entre ellos la escalada de tensiones entre Estados Unidos y China, el creciente proteccionismo y una recuperación con mucha emisión de carbono que amenaza con un retroceso a nivel mundial en la lucha contra el cambio climático. Todas estas tendencias harán que la agenda de desarrollo pre-pandemia sea aún más difícil de alcanzar.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/aVoMk1Ues