Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

palacio98_OleksiiLiskonih_EuMoroccoflags Oleksii Liskonih/Getty Images

La asociación de Europa con Marruecos

MADRID – El pasado mes de Julio se cumplieron veinte años del ascenso al trono del rey de Marruecos, Mohamed VI, y se dio inicio a una nueva era en las relaciones marroquí-europeas. Dada la importancia de Marruecos para la Unión Europea, no sólo en asuntos relacionados con la migración y la seguridad, sino como puente hacia el resto de África, merece la pena analizar el estado actual y la proyección de futuro de esta relación.

Europa y Marruecos son socios naturales unidos por la geografía, la cultura, intereses compartidos, y una historia larga y complicada. Esta historia incluye más de cuatro décadas de colonialismo, durante las cuales el país se encontró dividido entre los protectorados francés y español. También, treinta años después de la independencia, el rey Hassan II presentó una solicitud para que el país se uniese a la Comunidad Económica Europea (precursora de la UE); solicitud denegada, al no cumplir la condición de “país europeo”. No obstante, la relación bilateral continuó caracterizándose más por la cooperación que por la separación. 

El ascenso al trono de un joven y relativamente desconocido Mohamed VI en el año 1999 aumentó el temor sobre un deterioro de las relaciones. Sin embargo, sucedió todo lo contrario: la relación UE-Marruecos viene progresado significativamente desde entonces. El pasado mes de junio la UE y Marruecos anunciaron planes para una nueva “asociación  euro-marroquí de prosperidad compartida”, que incluirá el relanzamiento de las conversaciones sobre un acuerdo de libre comercio así como sobre una mayor cooperación en el ámbito de la seguridad. En este contexto, la relación bilateral tiene un potencial significativo a explorar en común. Marruecos se enfrenta aún a desafíos internos de envergadura. Aunque desde el año 1999 ha subido más de 50 puestos en el Índice de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo –en parte gracias a un incremento del 10% en la esperanza de vida– todavía se ubica en el puesto 123 a nivel mundial, por debajo de Palestina e Irak.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/Uu2cjX3es;
  1. solana114_FADEL SENNAAFP via Getty Images_libyaprotestflag Fadel Senna/AFP via Getty Images

    Relieving Libya’s Agony

    Javier Solana

    The credibility of all external actors in the Libyan conflict is now at stake. The main domestic players will lower their maximalist pretensions only when their foreign supporters do the same, ending hypocrisy once and for all and making a sincere effort to find room for consensus.

    1

Edit Newsletter Preferences