Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

laidi27_GettyImages_tugboatoceanfromabove Getty Images

Hacia una alianza Euro-Pacífico

PARÍS – Gracias a los esfuerzos del primer ministro japonés, Shinzo Abe, la reciente cumbre del G20 en Osaka evitó los peores desenlaces posibles. Eso cuenta como una victoria en la era del presidente norteamericano, Donald Trump. Entre otras cosas, los líderes del G20 emitieron un comunicado final afirmando la importancia del comercio libre y abierto. Además, al margen de la cumbre, Estados Unidos y China acordaron un armisticio en la guerra comercial, mientras que la Unión Europea anunció la firma de nuevos acuerdos de libre comercio con Vietnam y el bloque Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay).

Sin embargo, las causas subyacentes de incertidumbre económica global persisten. Hasta que no esté resuelto el conflicto sino-norteamericano, los flujos comerciales y de negocios estarán en riesgo de una disrupción política. Para evitar convertirse en daño colateral en la nueva lucha de grandes potencias, Japón, la Unión Europea, Canadá, Australia, Malasia y muchos otros se están uniendo para proteger sus intereses y el sistema de comercio internacional. Cada uno ha reconocido que las cuestiones más importantes en el comercio global son regulatorias y no tienen que ver con los aranceles sino con las protecciones de las inversiones, los subsidios a las empresas estatales (SOE por su sigla en inglés), la propiedad intelectual (PI) y la protección ambiental, las licitaciones públicas abiertas, el comercio electrónico y los flujos de datos.

Un estudio reciente determina que los países en el Acuerdo Comprensivo y Progresivo para la Asociación Transpacífica (CPTPP) y el Acuerdo Económico y Comercial Global entre la Unión Europea y Canadá (CETA) ya han convergido en la mayoría de las cuestiones regulatorias más importantes. Pero por ser países que dependen ampliamente de la diplomacia activa y del poder blando, tienen todas las de perder con un conflicto geopolítico prolongado y en aumento en el que sufrirían una enorme presión para elegir entre uno y otro bando. Para defender sus intereses, deben garantizar que el comercio global sea objeto de mecanismos de resolución de disputas objetivos.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/lmKPk3ees;
  1. solana114_FADEL SENNAAFP via Getty Images_libyaprotestflag Fadel Senna/AFP via Getty Images

    Relieving Libya’s Agony

    Javier Solana

    The credibility of all external actors in the Libyan conflict is now at stake. The main domestic players will lower their maximalist pretensions only when their foreign supporters do the same, ending hypocrisy once and for all and making a sincere effort to find room for consensus.

    1

Edit Newsletter Preferences