Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

haass103_GettyImages_redeastasiamapdotslines Getty Images

La película de terror de Asia

NUEVA YORK – La historia en cualquier momento se puede entender como una instantánea que nos dice dónde estamos o como una imagen en movimiento que nos dice, no sólo dónde estamos, sino dónde hemos estado y hacia dónde podemos estar yendo. Es una distinción con una diferencia enorme.

Consideremos el este de Asia y el Pacífico. Una instantánea mostraría una región en paz, con sociedades estables, economías en crecimiento y alianzas robustas. Pero una imagen en movimiento sería considerablemente menos tranquilizadora. Es muy probable que, si miramos hacia atrás, consideremos éste como el momento en el que la zona más exitosa del mundo desde un punto de vista económico comenzó a desmoronarse.

Corea del Norte es una razón. Se ha evitado la guerra, no porque Corea del Norte haya hecho algo para reducir la amenaza planteada por sus armas nucleares y sus misiles balísticos, sino porque la administración del presidente norteamericano, Donald Trump, no tradujo sus palabras encendidas en acciones. La amenaza nuclear y de misiles planteada por Corea del Norte en verdad ha aumentado desde que Trump aceptó la cumbre con Kim Jong-un hace poco más de un año.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/JBwGoLNes;
  1. solana114_FADEL SENNAAFP via Getty Images_libyaprotestflag Fadel Senna/AFP via Getty Images

    Relieving Libya’s Agony

    Javier Solana

    The credibility of all external actors in the Libyan conflict is now at stake. The main domestic players will lower their maximalist pretensions only when their foreign supporters do the same, ending hypocrisy once and for all and making a sincere effort to find room for consensus.

    1

Edit Newsletter Preferences