varoufakis104_Andrew LichtensteinCorbis via Getty Images_amazonunion Andrew Lichtenstein/Corbis via Getty Images

Los nuevos germicidas generados por IA también pueden matar a los sindicatos

ATENAS – La semana pasada nos trajo una buena noticia curiosa: la inteligencia artificial les permitió a los investigadores desarrollar un antibiótico capaz de matar a una superbacteria exótica que había desafiado a todos los medicamentos antimicrobianos existentes. Un algoritmo generado por IA mapeó miles de compuestos químicos en proteínas clave de Acinetobacter baumannii, una bacteria que causa neumonía e infecta las heridas de manera tan grave que la Organización Mundial de la Salud la había clasificado como una de las tres “amenazas críticas” de la humanidad.

Una vez que se realizó el mapeo, la IA procedió a inventar una droga efectiva con características novedosas en comparación con los antibióticos existentes. Sin la ayuda de la IA, el antibiótico salvavidas seguiría siendo un sueño imposible. Fue un triunfo científico histórico.

Pero hay una contracara desagradable. ¿Se acuerdan de Chris Smalls, el trabajador del depósito de Amazon que organizó un paro de empleados de las instalaciones de la empresa en Staten Island, Nueva York, para protestar por las condiciones de trabajo durante la pandemia?

To continue reading, register now.

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

Subscribe

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

https://prosyn.org/9v4toM7es